EcoLaMancha

noviembre 22, 2007

PLOMO CONTAMINANTE

Filed under: CONTAMINACION — miguelangelgallego @ 12:35 pm

Recomendamos es artículo especialmente a cuantos pueden influir en los medios de presión, informativos y políticos, que debieran reflexionar profundamente sobre este artículo elaborado en Uruguay, por lo que puede motivar en República Dominicana, por facilitar un mejor estado de la salud, y a los que se preocupan seriamente por evitar las fuentes contaminantes.

CONTAMINACIÓN POR PLOMO

Informe elaborado por la Comisión de Salud Ocupacional

Sindicato Médico del Uruguay.

Miembro responsable: Dr. Franco Danza.

INTRODUCCION

El plomo se encuentra en forma natural en la corteza terrestre de un modo relativamente abundante.

Fue uno de los primeros metales extraídos por el hombre, a partir de la galena (PlomoS), la cerusita (PlomoCO3) y la anglesita (PlomoSO4).

El metal se produce primariamente por fundición del mineral.

Los principales yacimientos de éste están en Australia, Canadá, Estados Unidos, y Unión Soviética.

La producción mundial minera es de aproximadamente 3.300.000 ton/año; en América

Latina se produce el 14% de este total, siendo los más importantes productores Perú

(212.600 ton/año) y México (184.261 ton/año).

La tendencia al incremento en la producción y el consumo de plomo en América Latina ha aumentado el riesgo de exposición y de daños en la salud de la población.

Las intoxicaciones por plomo han sido siempre una de las enfermedades profesionales

más reconocidas.

Debido al conocimiento del tema y a las medidas de control, se ha reducido el número de casos más graves.

Sin embargo, ahora es evidente que pueden producirse efectos adversos con niveles de exposición antes considerados aceptables.

Definitivamente la actividad humana en relación al plomo ha llevado a través de los

tiempos a crecientes descargas de dicho metal hacia los diferentes componentes

ambientales, aumentando y diversificando paralela y progresivamente las condiciones

de exposición a niveles cada vez más altos de dicho metal en el ambiente.

El plomo inorgánico, bajo las formas de diversos compuestos, es usado en numerosos tipos de industrias y actividades, cuya magnitud exacta es desconocida en América Latina y el Caribe.

Las más importantes son las industrias de baterías, metalúrgica, pigmentos para pinturas, alfarería, cables y productos químicos.

Una parte considerable del plomo se recupera de fuentes secundarias de chatarra.

El plomo no tiene una función biológica útil en el hombre a pesar de estar presente en

la dieta y en el ambiente humano. Se ingieren unos 200 a 300 microgramos diarios sin

que ello cause daño conocido.

En la sangre se han encontrado hasta 10 a 15 microgramos/decilitro en poblaciones sanas.

Las concentraciones sanguíneas aparecen más elevadas en hombres que en mujeres, en áreas urbanas que en rurales, por la mayor contaminación del ambiente urbano y también más elevadas entre fumadores que en no fumadores.

El daño en el ser humano se centra en varios sistemas, siendo los más importantes los siguientes: nervioso, hematopoyético, urinario, gastrointestinal, renal, reproductivo y endócrino.

La caracterización de las fuentes de contaminación como provenientes del ambiente

laboral y del ambiente genera l se hace sólo para facilitar su identificación, ya que

epidemiológicamente lo más importante es considerar la exposición total del individuo,

lo que implica la exposición a las emisiones del conjunto de los dos grandes tipos de

fuentes mencionadas .

Dada la multiplicidad de fuentes de exposición al plomo para el organismo humano y

dadas las grandes variaciones que, según las condiciones locales, pueden ellas

presentar en cuanto a su participación relativa en la exposición de los individuos, es

recomendable tener presente estas características particulares de la contaminación

ambiental ante cualquier evaluación epidemiológica o de riesgos que se pretenda

efectuar.

Las fuentes más comunes de emisión de plomo que contaminan la atmósfera, el suelo

y los cursos de agua son aquellas que involucran a los procesos industriales que

utilizan plomo o productos que lo contienen y las naftas adicionadas de tetraetilo de

plomo.

La principal contaminación ambiental se debe a compuestos inorgánicos de

plomo.

En las áreas contaminadas, aumenta el nivel de residuos en los alimentos y

bebidas, así como su contenido en suelo y ambientes interiores.


EXPOSICION Y CONTAMINACIÓN OCUPACIONAL

El plomo es el gran contaminante químico de los lugares de trabajo y por lo

tanto, un grave e importante riesgo para la salud de los trabajadores.

Los recuperadores de plomo de fuentes secundarias, fundiciones, están expuestos al

plomo y a otros metales contaminantes.

Los fabricantes de baterías de almacenamiento están permanentemente expuestos.

Los de pinturas y pigmentos están expuestos a los aditivos de plomo; también están expuestos los soldadores, los que trabajan con municiones, en los campos de tiro (polvo de plomo) , los fabricantes de vidrios y los ceramistas que trabajan con pigmentos y barnices y los pintores.







En la industria de la construcción, si bien han existido profundos cambios tecnológicos,

los sanitarios aún presentan exposición al plomo. También lo están los que realizan

tareas de demolición de estructuras de acero pintadas con pinturas a base de plomo.

En las actividades de pulverización, aglutinado y recubrimiento de metales con plomo,

se producen altas concentraciones de polvo y vapores de plomo.

La exposición ambiental se debe fundamentalmente a la contaminación del suelo, aire

y agua, proveniente de las fundidoras de plomo y en las zonas urbanas a los escapes

de automóviles con nafta con aditivo con tetraetilo de plomo.

El consumo industrial de plomo va en aumento y los consumidores tradicionales se

van reemplazando por nuevos usuarios, como lo es por ej. la industria del plástico.

A nivel nacional existe abundante casuística aunque se carece de información

epidemiológica esto no es diferente al resto de la patología profesional.

En América Latina existen estudios que encuentran concentraciones elevadas de plomo en sangre de trabajadores expuestos.

En Argentina se encontraron valores de 74.4 microgramos/dl. en obreros de fábricas

de baterías y de 92.4 microgramos/dl. en trabajadores de una fundición de plomo.

En Colombia, se hizo un estudio detallado de 90 trabajadores en una fábrica de

baterías, de los cuales 51 tenían concentraciones de plomo en sangre de 60 o más

microgramos/dl.

En Brasil, en las décadas de los años 1940 y 1950 se publicaron estudios de casos

típicos de intoxicación en trabajadores gráficos y de fundiciones de plomo.

El CIAT (Perú) desarrolló una metodología propia con la cual estudió 935 centros de

trabajo con 30.729 obreros, encontrando que 12.102 de éstos (39%) estaban

expuestos al plomo.

En Venezuela, la intoxicación por plomo es la tercera causa de morbilidad laboral

EXPOSICIÓN Y CONTAMINACIÓN AMBIENTAL

Un estudio comparativo de exposición en la población general (1981-1983) en Bélgica,

Malta, México y Suecia demostraron que los valores medios de concentración de

plomo en sangre en los cuatro países son distintos: 165 (Bélgica), 307 (Malta), 269

(México) y 83 (Suecia) en 1981. En 1983 fueron 137 (Bélgica), 243 (Malta), 195

(México) y 59 (Suecia).

Los autores concluyeron que las fuentes de exposición más importantes fueron los alimentos y el aire contaminados.

La población está expuesta al plomo por la ingestión de alimentos y líquidos

contaminados, por inhalación de humos y polvos ( la vía de absorción más

importante) y por la absorción por vía dérmica (piel indemne) en el caso

particular de los compuestos orgánicos.

Los niños pueden ingerirlo además por su presencia en otros materiales, como es el caso de pinturas con contenido de plomo utilizadas en el recubrimiento de inmuebles.

En un estudio de dos fundiciones de plomo en El Paso (Texas, EUA) y en Kellogs

(Idaho, EUA) se encontró que el 55%% y el 99%% respectivamente de los niños que

residían en un radio de 1.600 metros de la fundición, presentaban concentraciones

elevadas de plomo sanguíneo de 40 o más microgramos/dl.

Los valores biológicos presentaban una correlación inversamente proporcional con la distancia entre residencia y fundición, junto a una correlación directamente proporcional con el grado de contaminación ambiental.

Los niños eran víctimas por inhalación e ingestión involuntaria de partículas de plomo que las fundiciones depositan en el aire, suelo y polvo.

En Montevideo, Uruguay, la Facultad de Química realizó un estudio sobre las

concentraciones de plomo sanguíneo, creatinina y ácido delta aminolevulínico en orina

en niños cuya residencia es próxima (radio de un kilómetro a la redonda) a una

fundición en la zona de Malvín Norte.

El 29% de los niños analizados tenían valores de plomo sanguíneo por encima de 15 microgramos/dl, el 30% entre 10 y 15 microgramos/dl. y el 41%, iguales o menores de 10 microgramos/dl.

Aunque el sector industrial contribuye con la emisión de plomo al ambiente, en

nuestros países latinoamericanos se calcula que el 80 % de la contaminación, es

debida a la combustión y transformación del tetraetilo de plomo proveniente de los

combustibles.

Las principales vías de absorción de compuestos de plomo son la inhalación y la

ingestión. Casi el 40% de los vapores de óxido de plomo inhalados se absorben a

través del aparato respiratorio.

La absorción del polvo de plomo depende del tamaño (menores a 5 micras) y solubilidad de las partículas y del volumen/minuto respiratorio.

A mayor carga de trabajo, mayor absorción. Una mala higiene en el trabajo, el hábito

de fumar durante el mismo, por contaminación de manos y tabaco, así como otras

ingestas , aumentan la absorción por vía oral.

Entre un 5 y un 10% de los compuestos de plomo ingeridos se absorben por el aparato digestivo.

Esta absorción es de hasta 50 % en niños.

En el organismo, el plomo inorgánico no se metaboliza.

El plomo inhalado y depositado en la vía respiratoria baja, se absorbe por completo.

Una vez en la sangre el plomo se distribuye en tres compartimentos: la sangre, los tejidos blandos ( riñón, médula ósea, hígado y cerebro ) y el tejido mineralizado (hueso y dientes).

El tejido mineralizado contiene el 95% de la carga corporal de plomo

en los adultos y 70% en niños. El 99% del plomo en sangre está asociado a los

eritrocitos.

ESTUDIO DE EXPOSICION UNICA.

La semivida en sangre es de 25 días, en tejidos blandos es de 40 días y en la porción no lábil del hueso, más de 25 años.

Para que se desarrolle una intoxicación por plomo no es necesaria una exposición aguda importante ya que el organismo lo acumula.

Dentro de las células, se une a los grupos sulfhidrilos e interfiere con múltiples

enzimas celulares, incluyendo la síntesis del hem.

Esta unión explica su presencia en el pelo y en las uñas. También se une a las membranas mitocondriales, interfiriendo en la síntesis proteica y de ácidos nucleicos.

La eliminación es muy lenta y tiene lugar principalmente a través del riñón. Otras vías

de excreción son la fecal, el sudor y la exfoliación dérmica.

EFECTOS EN LA SALUD

Una población en riesgo es aquel grupo o segmento de una población definida que

tiene características asociadas con una probabilidad significativamente mayor de

desarrollar una enfermedad o algún estado o condición anormal.

Las poblaciones de alto riesgo son entonces aquéllas en donde son mayores las

probabilidades de que existan exposiciones a niveles de concentración peligrosos o de

que los efectos producidos por el plomo sean más graves que en el resto de la

población.

Entre ellas podemos señalar a las siguientes:

• Trabajadores de industrias donde haya plomo.

• Personas residentes en zonas cercanas a fuentes mineras o industriales emisoras

de plomo.

• Residentes vecinos a vías o carreteras con alto tránsito vehicular.

• Personas oriundas de regiones donde haya contaminación elevada del ambiente

por plomo.

• Familiares de trabajadores de industrias que utilizan plomo.

• Mujeres embarazadas.

• Niños menores de 5 años.

• Personas con enfermedades de la sangre, principalmente anemias.

• Personas con enfermedades neurológicas.

• Personas con deficiencias nutricionales, principalmente de hierro, calcio, fósforo y

proteínas.

• Alcohólicos.

• Fumadores.

Los problemas de salud derivados de la exposición al plomo se han reconocido

y estudiado extensiva y clásicamente en el ambiente laboral, constituyéndose

para el trabajador adulto del plomo, especialmente hombre, como el prototipo

del ocupacionalmente expuesto.

No obstante, la información más actualizada sobre el comportamiento del plomo en el ambiente, los niveles de contaminación habituales en los grandes conglomerados urbano – industriales y la toxicocinética del plomo en el organismo humano, han llevado a concluir que los niños, especialmente los menores de 6 años, se han constituido, en cambio o además, en uno de los más importantes grupos con condiciones de exposición de alto riesgo.

Debido a las malas condiciones de trabajo, la exposición crónica al plomo inorgánico

es una enfermedad insidiosa, lenta, con manifestaciones variadas. La fatiga, la apatía,

la irritabilidad y síntomas gastrointestinales vagos, son algunos signos tempranos de

intoxicación crónica por plomo.

Los síntomas de intoxicación moderada, son: fatiga general, dificultad para

concentrarse, agotamiento muscular, temblor, cefalea, dolor abdominal difuso,

vómitos, pérdida de peso, estreñimiento.

La continua exposición aumenta los síntomas en el SNC: insomnio, confusión,

deterioro de la concentración y problemas de memoria. polineuropatia distal.

La evolución a encefalopatía franca con convulsiones y coma es rara.

Pérdida de la libido, esterilidad en varones, trastornos menstruales y abortos, aparición

de una línea azul gris de pigmentación en las encías (ribete saturnino o de Burton); se

destaca además que el plomo atraviesa la placenta.

Los síntomas de intoxicación por plomo alquilo son neurológicos. Los tempranos son

anorexia, insomnio, fatiga, debilidad, cefalea, depresión, irritabilidad que progresan a

la confusión, deterioro de la memoria, excitabilidad y disestesias, manía y psicosis

tóxica. La anemia es rara en adultos.

La exposición de la mujer embarazada es importante en la medida que contribuye al

alto riesgo para el niño en cuanto a una exposición temprana de un organismo en

gestación con alta susceptibilidad a la toxicidad del plomo.

Los niños captan más plomo en relación con los adultos sobre una base de unidad de

peso corporal, una mayor absorción tanto a nivel digestivo como respiratorio y también

retienen una mayor proporción del plomo absorbido. Por otro lado, el niño representa

la etapa del desarrollo metabólicamente más vulnerable del ciclo vital ante los efectos

del plomo, especialmente respecto a los sistemas nervioso y óseo.

Por último, las condiciones de insuficiencias nutricionales, tan frecuentes y extendidas

en las poblaciones infantiles de bajo nivel socio-económico en los países en

desarrollo, son elementos favorecedores en tales grupos de una absorción digestiva

aumentada de plomo así como de una mayor retención de éste por el organismo.

El plomo traspasa fácilmente la placenta y su concentración en la sangre del recién

nacido es similar a la de la madre. También traspasa la barrera cerebral, pero el

cerebro no acumula plomo de manera significativa.

El plomo inorgánico se acumula en el organismo preferentemente en los huesos, luego

en el hígado, los riñones y el músculo estriado. Los compuestos orgánicos (tetrametilo

y tetraetilo de plomo) tienden a acumularse en el hígado.

La eliminación del plomo ingerido se hace principalmente por las heces. En cambio, la

eliminación del plomo absorbido se hace principalmente por la orina (75%), por las

secreciones gastrointestinales (16%) y por el cabello, uñas y sudor (8%). También es

excretado a través de la leche, en una concentración similar a la de la sangre.

La vida media del plomo en el organismo es en general larga y variable según

los tejidos. La eliminación de la mitad de la carga corporal de plomo llevaría

años. No obstante, se conocen valores de vida del plomo en la sangre, tejidos

blandos y huesos de aproximadamente 3-4 semanas, 4 semanas y 20-27 años,

respectivamente.

CONTROL DE LA EXPOSICION

Se deben medir las concentraciones ambientales ( lugares de trabajo y

ambientes comunitarios) y biológicas ( población trabajadora y población

general) de plomo y luego confrontarlas con los valores de referencia. Estas

mediciones se denominan monitoreos ambientales y biológicos.

Los monitoreos biológicos manejan dos tipos de indicadores: de exposición y de

efecto.

La Plumbemia (concentración de Plomo en sangre) es el indicador de exposición y

está influida por la carga corporal de Plomo y por la exposición reciente. Refleja

esencialmente la dosis de Plomo absorbida durante las semanas precedentes. No es

suficiente para valorar la carga total de Plomo y es un estudio invasivo porque requiere

una punción venosa.

Los indicadores de efectos que se utilizan son la medición del deltaalaurinario, (ácido

delta amino levulínico urinario o ALA) y de la protoporfirina eritrocitaria libre en sangre

o zincprotoporfirina.

Los valores por encima de los considerados aceptables, implican efecto bioquímico.

Para descubrir exposiciones al plomo correspondientes aplumbemias inferiores a 40 microgr/100 ml la investigación de ALA urinario no es lo suficientemente sensible.

La concentración de plomo en el aire, establecida como valor límite permisible para

ambiente general por la EPA (Environmental Protection Agency) es de 1.5

microgramos/m3, además considera como nivel umbral de plomo en sangre para la

población general unos 15 microgramos/dl..

Recientes estudios demuestran cambios neuorpsicológicos en niños con niveles de plomo en sangre de 10 microgramos/dl., por lo que se ha establecido este valor como valor alerta que no debe ser sobrepasado para la población infantil (APHA, 1991).

En el caso de la población laboral, los niveles de plomo en sangre, establecidos como

permisibles por la OMS en 1980, no han de ser superiores a 40 microgramos/dl. en

adultos masculinos y a 30 microgramos/dl. en mujeres en edad fértil.

La Asociación de Higienistas Industriales Americana a través de la Conferencia

Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH) de Estados Unidos

establece como valores límite ambientales para el plomo inorgánico de 0.05 mg/m3 y

de 0.1 mg /m3 para el plomo orgánico ( tetraetilo de plomo ) y biológicos de 30

microgramos/dl.

La Occupational Safety and Health Administration (OSHA) señala niveles ambientales

laborales de 50 microgramos/m3 en jornadas de 8 horas diarias de trabajo y niveles

de plombemia de 40 microgramos/dl.

La NTP (Norma Técnica de Prevención) Nº 165 del Instituto Nacional de Seguridad e

Higiene en el Trabajo de España establece como niveles aceptables de exposición

ambiental al plomo para jornadas de 8 horas diarias y 40 horas semanales: 40

microgramos/m3 (trabajador expuesto), 75 microgramos/m3 (nivel de acción) y 150

microgramos/m3 (valor límite ambiental). El valor límite biológico de plumbemia

establecido es de 70 microgramos/dl.

Medidas higiénicas y preventivas en los lugares de trabajo.

El principio fundamental es prevenir la inhalación de plomo y en segundo lugar evitar

su ingestión. La forma más eficaz de alcanzar estos objetivos es sustituir los

compuestos de plomo por sustancias menos tóxicas, tal es el caso de uso de

polisilicatos de plomo en alfarería, del abandono del uso de pinturas de policarbonato

de plomo para interiores, para reducir la exposición de los pintores.

Cuando no es posible evitar el uso de plomo, puede evitarse el polvo del metal; se

puede rociar con grandes cantidades de agua para evitar la formación de polvo y su

dispersión en el aire.

Los trabajadores que estén expuestos al plomo en cualquiera de sus formas, deberán

contar con un equipo de protección adecuado, que debe lavarse o cambiarse regularmente.

Los equipos de protección individual deben guardarse en compartimentos separados de los de la ropa de calle.

En cuanto a las ropas de trabajo deben utilizarse siempre que las condiciones de

trabajo lo permitan, evitar que tengan vueltas, pliegues y bolsillos en los que pueda

acumularse el polvo.

Debe haber instalaciones sanitarias con ducha de agua caliente.

Se dará a los trabajadores el tiempo necesario para lavarse antes de comer.

Deberá estar prohibido comer, y fumar en la proximidad de las áreas en que se procesa el plomo.

Deberán existir zonas adecuadas para comer.

La limpieza del lugar de trabajo es esencial, ya sea por un proceso húmedo o con

aspiradores. Cuando a pesar de estas medidas los trabajadores siguen estando

expuestos deberán contar con un equipo de protección respiratoria adecuadamente

mantenida.

http://www.smu.org

ECO CIBAO: Lo que nos preocupa en República Dominicana, es el poco control ambiental que hay en todas las actividades que pueden incidir directamente en la salud de la población. Muchas malformaciones en nacidos, insuficiencias renales, problemas respiratorios… son algunas de las muchas incidencias en la salud que no están suficientemente estudiadas…

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: